La Ictioterapia está indicada para varios problemas de la piel como eczemas y psoriasis y para cicatrizar heridas, ya que tiene un efecto regenerativo. También, mediante el masaje que los Garra Rufa aplican al succionar, se mejora la circulación sanguínea, relaja los pies y manos e hidrata la piel en profundidad. La Ictioterapia también es muy preciada como método cosmético, porque los pececitos exfolian la piel a conciencia.

La Ictioterapia – Una agradable sensación

La exfoliación que producen los Garra Rufa es delicada y completamente indolora y aunque a primera instancia sin haberla experimentado la ictioterapia puede resultar algo extraño de concebir, al experimentarla resulta agradable.

No tiene contraindicaciones siempre y cuando los peces realmente sean los Garra Rufa y además se cumplan las normas básicas de esta técnica.

La Ictioterapia se practica en pequeños tanques con agua en los que se introducen manos y pies. No olvidemos que en las manos y en los pies están todas las terminaciones nerviosas de nuestro cuerpo, además de los puntos reflejos, con lo cual, el beneficio es en todo el cuerpo.

Casi inmediatamente que se introducen los pies y manos, cientos de pececillos Garra Rufa comienzan a hacer su trabajo. El leve cosquilleo al cabo de un rato se convierte en un masaje placentero y relajante. Los Garra Rufa devoran las durezas, callosidades y piel muerta remojada, quedando como nuevos. Las sesiones de Ictioterapia duran aproximadamente 30 minutos.

Publicado: 21 de Julio de 2017